TODO ESTA EN BALANCE

Nuestro Padre de la gloria es un Dios de orden. Todo en este universo está balanceado. Cada cuerpo celestial tiene una órbita que lo lleva en movimiento continuo por todo el universo.

Todo está en balance. Ese balance lo lleva a una parte y una contra parte; una acción y una reacción. A la noche, el día; al verano el invierno; lo bello lo feo; al amor, el temor, a la vida la muerte; al positivo, negativo.

Todo está en balance. Cada paso que usted da hacía arriba, significa que ha dejado algo atrás y más bajo. Lo alto es alcanzado solamente por el sacrificio de lo bajo. El bien es asegurado solamente al abandonar el mal. El conocimiento es adquirido solamente por la destrucción de la ignorancia. La libre adquisición tiene su precio, con el cual hay que cumplir.

Todo está en balance. ¡Grandes y buenos hombres han fallado al caer en la ejecución de viejos hábitos de egoísmo! Detrás de todo acto de humilde sacrificio un poderoso ángel está esperando para levantarnos a las alturas del conocimiento y la sabiduría.

Todo está en balance. El que ha alcanzado el éxito, cuidarse para que no caiga. Que sea cuidadoso en las cosas pequeñas, y este bien fortalecido para resistir la tentación de modo que no entre el pecado.

Considerando su estilo de vida cristiana, con mucho ardor, para la obtención de una vida perfecta.

La contienda de este mundo en todas sus formas tiene su origen en una causa común, a saber, el egoísmo individual.

Todo está en balance. Tenemos al hombre espiritual y al hombre carnal. El que anda en el Espíritu y no satisface los deseos de la carne; ya que ambas se oponen entre sí.

Todo está en balance. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse de Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios;  porque no se sujetan a la ley de Dios,  ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Mas vosotros no vivís según la carne,  sino según el Espíritu,  si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.  Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo,  no es de él. Pero si Cristo está en vosotros,  el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado,  mas el espíritu vive a causa de la justicia.

 

Todo está en balance. Manténgase en el lado positivo, bueno, amoroso y divino de esa balanza para que se manifieste la bendición en su vida.

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros,  que os he puesto delante la vida y la muerte,  la bendición y la maldición;  escoge,  pues,  la vida,  para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová tu Dios,  atendiendo a su voz,  y siguiéndole a él;  porque él es vida para ti,  y prolongación de tus días;  a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres,  Abraham,  Isaac y Jacob,  que les había de dar. Deuteronomio 30:19-20

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you