Romanos 8:3-4

Porque lo que era imposible para la ley,  por cuanto era débil por la carne,  Dios,  enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado,  condenó al pecado en la carne;

:4  para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros,  que no andamos conforme a la carne,  sino conforme al Espíritu.

La pregunta es la siguiente:” ¿por qué Jesús tenía que morir?”

El Espíritu Santo dice: “el pecado puede ser condenado únicamente “en la carne” porque fue cometido por nosotros “en y por la carne”.

¡Por consiguiente, Jesús tuvo que sufrirlo y morir en Su carne (que era perfecta) para que nosotros pudiéramos vivir en el Espíritu! ¡Yo vivo porque Él murió! ¡ Yo estoy sano porque Él murió! Yo no lo merecía. ¡Gracias al Padre por Su indescriptible gracia! ¡Amén!

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you