SEMANA SANTA

Durante este periodo de tiempo estamos celebrando el evento más importante para toda la humanidad. La Semana Santa. En este evento el Padre envió a Su Hijo unigénito para que pagara el precio, haciéndose maldición para que usted y yo fuésemos hechos bendición.

 

 Cristo nos redimió de la maldición de la ley,  hecho por nosotros maldición  (porque está escrito:  Maldito todo el que es colgado en un madero), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles,  a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu. Gálatas 3:13-14

 

Este es un hecho extremadamente importante ya que de ese momento en adelante no hay balance pendiente de pago pues ya nuestro Señor Jesús efectuó el pago final para nuestra redención.

 

Por lo cual también nosotros,  desde el día que lo oímos,  no cesamos de orar por vosotros,  y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor,  agradándole en todo,  llevando fruto en toda buena obra,  y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder,  conforme a la potencia de su gloria,  para toda paciencia y longanimidad; con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas,  y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre,  el perdón de pecados. Colosenses 1:9-14

 

Esto implica que usted y yo somos hechos libres por el sacrificio vicario de Jesús. Estamos libres de esclavitud del maligno,

 

Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor,  sino que habéis recibido el espíritu de adopción,  por el cual clamamos:  ¡Abba,  Padre!

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,  de que somos hijos de Dios. Romanos 8:15-16

 

Ya no estamos en temor. El verdadero amor nos libró del miedo.

Ahora somos hijos de Dios. Le pertenecemos fuimos comprados al precio de la sangre preciosa de nuestro Señor Jesús.

 

Amado hermano, usted y yo estamos para dar gracias al Padre, a Jesús y al Espíritu Santo por nuestra eterna salvación. Por ese sacrificio fuimos justificados.

 

Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada,  esto es,  a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús,  Señor nuestro, el cual fue entregado por nuestras transgresiones,  y resucitado para nuestra justificación. Romanos 4:23-25

 

El deseo de nuestro corazón es ser de ayuda para que usted alcance sus metas, logre sus propósitos y sus sueños sean plasmados en una realidad.

 

¡¡¡ DEJAME SERVIRTE!!!

Iglesia Restauración en Cristo
Box 6190 Estación 1
Bayamón PR 00960-6190
United States
(787) 798-3158 irecpr.com

 

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you