Marcos 6:56

Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos.

Cuando la presencia del Padre está ahí para sanar, no se requieren las manos. Fe es la gran posición de operación. Cuando le creemos al Padre, todas las cosas son faciles.

Es decir si tenemos que ministrarles a las personas y se nos imposibilita imponerles las manos al confiar y declarar la Palabra de Dios. Esas mismas persona recibirán el toque sanador del Padre.

Dios no está limitado a una sola forma de sanidad, para Él nada es imposible. Si usted cree para usted nada será imposible.

El único toque que necesitamos para ser sanados es el de Él.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you