Dios es un Dios de orden. He aquí la primera regla para ganar:no se derrote a sí mismo. Su enemigo más grande es usted mismo. Quizás usted ha pensado: ¡nunca he conocido a alguién que me haya dado tanto trabajo con yo mismo! La primera y gran victoria es conquistarse a uno mismo.

Pro 16:32 Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte;

Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

Muy  a menudo se necesita un cambio interior mucho más de lo que se necesita un cambio de lugar. He aquí un buen consejo solamente usted puede impedirse avanzar; solamente usted puede estar delante de su propio camino. Nadie lo puede detener sino usted mismo.

Respóndale a su crítico interno: Si quiere remover su obstáculo más grande, reconoce que tu obstáculo eres tú mismo y que el momento de actuar es ahora.

Usted debe comenzar a pensar de sí mismo como la persona que quiere llegar a ser.

Una de las cosas mejores de los problemas es que muchos de ellos existen solo en nuestra imaginación. El temor que usted tiene está solamente en sí mismo y no en otro lugar. Las batallas más importantes que efectuamos  son peleadas internamente. Dentro de nosotros hay dos fuerzas que pelean entre sí. Una de ellas dice: “No puedes, mientras que la otra dice: “Con Dios si puedes.”

Para el Padre todo es posible. Mateo 19:26

Todo lo puede en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you