Marcos 12:13-17

13Y le enviaron algunos de los fariseos y de los herodianos, para que le sorprendiesen en alguna palabra. 14Viniendo ellos, le dijeron: Maestro, sabemos que eres hombre veraz, y que no te cuidas de nadie; porque no miras la apariencia de los hombres, sino que con verdad enseñas el camino de Dios. ¿Es lícito dar tributo a César, o no? ¿Daremos, o no daremos? 15Mas él, percibiendo la hipocresía de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis? Traedme la moneda para que la vea. 16Ellos se la trajeron; y les dijo: ¿De quién es esta imagen y la inscripción? Ellos le dijeron: De César. 17Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él.

En este pasaje, Jesús le contesta a los fariseos y herodianos: “¿Es lícito dar tributo a César, o no? ¿Daremos, o no daremos?”lo cual revela la forma que Dios ve al verdadero propietario. Jesús le contestó: “Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.”

Ellos se maravillaron de la contestación del Maestro. Jesús le está diciendo todas las cosas son de ÉL, para Él, por Él, porque con Él fueron hechas todas las cosas. El Cesar no tenía nada. Jesús hizo al Cesar y todo lo que el Cesar pensó que le pertenecía. Cuando reconocemos al propietario verdadero, el derecho que nosotros pensábamos que teníamos sobre nuestras posesiones  en esta tierra se borra.

Cuando reconocemos que el Padre es el propietario del ganado en las mil colinas y que creeó todas las cosas para Su placer, entonces el celo, la envidia, el orgullo, la avaricia reciben un severo golpe. Comenzamos a estar en acción de gracias aún por las cosas más insignificantes que el Padre nos ha permitido que seamos Sus mayordomos. Un mayordomo solo tiene que cuidar las cosas que se le han prestado por un periodo de tiempo. El no está preocupado por todos los detalles que el dueño tiene que manejar diariamente. El Padre es nuestro dueño y todo lo que disfrutamos en esta tierra. Pero nunca está cargado por ver los detalles con los cuales que nos corresponden a nosotros. De hecho la Biblia dice que su carga es liviana. Dios es el dueño de todo y Él disfruta cargando con todo lo que a usted y a mí nos interesa. Pedro dice la forma en la cual nos humillamos delante del Padre echando toda nuestra ansiedad sobre Él. Normalmente confesamos: “mientras más tiene una persona, más tendrá a preocuparse”. El problema es fácilmente solucionado cuando reconocemos al propietario verdadero. Esto cambia nuestra confesión: “mientras más tiene la persona, más tiene que liberar en las manos del Padre para que Él tenga cuidados de eso, y Él sabe como perfeccionarlo todo lo que a usted y a mí nos interesa.

“que tremenda libertad nos provoca el saber que  no tenemos que aferrarnos posesivamente de algo en esta vida. He sido alambrado para estar libre para disfrutar de todo lo que el Padre me ha prestado en la tierra en la misma forma que Él se disfruta en todo lo que Él ha creado.

17A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; 19atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.1 Timoteo 6:17

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you