4Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. 5Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. -Hechos 1:4-5

Los discípulos se quedaron en Jerusalén hasta que fueron investidos de poder desde lo alto. Sabemos que el Espíritu Santo vino. Es correcto que ellos esperaran. Es un error ahora a esperar a que el Espíritu Santo  venga. ¡Él vino ya!

Entonces, ¿por qué estamos esperando? ¿Por qué no todos reciben el Espíritu Santo? Debido a que nuestros cuerpos no están preparados para ello. Nuestros templos no están limpios. Cuando nuestros templos estén purificados y nuestras mentes en orden, entonces el Espíritu Santo puede hacerse cargo por completo. El Espíritu Santo no es una manifestación de la carnalidad.

El Espíritu Santo es el más amoroso. Él es el gran refinador. Está lleno de vida divina, no natural. No espere. Deseo que usted levante su mente, eleve sus pensamientos, salga del mundo para entrar en un lugar donde usted sabe que tiene descanso para los pies.

Desee la inrrupción del río del Espíritu Santo, un río limpio, santo y divino de agua viva fluya a través de usted. No más tarde.¡Si no Ahora!

Espíritu Santo, purifica mi corazón, mi vida.
Fluye de mí y a través de mí.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you