Si usted mira demasiado hacía atrás, muy pronto estará marchando en esa dirección. Por consiguiente, deje de mirar hacía donde ha estado y comience a mirar hacía donde quiere estar. Su destino y su llamamiento es siempre hacía delante, nunca hacía atrás. Siga este consejo:

Haga una regla para su vida nunca lamentarse y nunca mirar hacía atrás. Eso es una perdida lamentable de energía, tiempo, talento y dinero. No se puede construir sobre eso. Para lo único que sirve es para estancarse.

El apóstol Pablo dijo:

Filipenses 3:13-14

Hermanos,  yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado;  pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás,  y extendiéndome a lo que está delante,

prosigo a la meta,  al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Es más probable que cometa errores cuando actúa basado solamente en experiencias pasadas. No pueden existir pensamientos color de rosa sobre el futuro cuando usted tiene la mente llena de pensamientos tristes del pasado.

El pasado siempre va a ser la forma que fue. Deje de tratar de cambiarlo.

Si usted  malgasta  su hoy lamentándose sobre su ayer va a malgastar su mañana lamentándose sobre su hoy.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you