“Si el Hijo os libertare sereis verdaderamente libres.”

Cuando el viejo hombre de pecado es destruido y el hombre nuevo es establecido en usted, usted experimenta una nueva y perfecta libertad. Como una ave cuando sale de su jaula, usted sale, completamente libre, para habitar en las alturas, profundidad y anchura del amor del Padre.

Su propia vieja vida le ata a usted en todas las formas de modo que ni aún el Padre está dispuesto a habitar ahí y

está privado de lo que es realmente de Él. Cuando el apóstol Pablo dijo en: Romanos ¡Miserable de mí!  ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

Gracias doy a Dios,  por Jesucristo Señor nuestro. Cuando, por la gracia del Padre, le damos a Jesús Su lugar apropiado en nuestro corazón, usted será liberado.

Cuando se manifiesta esa clase de liberación, usted clamará como Pablo clamó en agradecimiento: “más ya no vivo yo sino Cristo vive en mí.” Ya él no estaba interesado en sí mismo, sino en el nuevo hombre. Jesús es la vida de su nuevo hombre. Su naturaleza es divina eterna y sin ataduras.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you