Proverbios 10:20-21

20 Plata escogida es la lengua del justo;

Mas el corazón de los impíos es como nada.

21 Los labios del justo apacientan a muchos,

Mas los necios mueren por falta de entendimiento.

Su condición física se va a ver con prontitud conforme a la condición de su lengua. Lo mismo es verdadero a su condición espiritual. Lo que usted dice con su lengua es un reflejo de lo que está escondido en su corazón. Algunos de los padecimientos espirituales que son expresados y revelados por lo que usted dice son: la amargura, el celo, el orgullo, el coraje, y otros.

Este proverbio dice que la lengua del justo es como la plata. La plata  es un metal que tiene que calentarse a temperaturas bien altas para removerle las impurezas. Las impurezas se van a la superficie cuando la plata es calentada. Las impurezas de nuestras vidas con frecuencia se van a la superficie cuando pasamos por pruebas fuertes. Cuando la presión está alta en nuestras vidas, nuestra verdadera naturaleza es expresada por lo que decimos.  El Padre desea que nuestras lenguas estén puras y santas.

El desafío grande es cuidar nuestra lengua, pero ningún hombre puede domar la lengua. Solamente el Espíritu Santo lo puede hacer. Para poder sanar otras enfermedades de la lengua, tenemos que pasar tiempo con el Señor, nuestro Gran Sanador, ya que solamente Él nos puede sanar. Entonces usted y yo debemos tomar las medicinas prescritas para esa condición de la lengua.

  • Criticar, traer juicio—- Tito 3:1-2
  • Falsedad— Proverbios 26:28
  • Mentir—Proverbios6:16-19
  • Palabras ociosas— Mateo 12:36-37
  • Murmuración— Filipenses 2:14-15
  • Palabras negativas— Efesios 4:29
  • Maldiciendo— 1 Timoteo4:1
  • Coraje — Santiago 3:16
  • Exceso en las palabras— Proverbios 10:19

Si usted medita en estas escrituras muy pronto estara sano de cualquier enfermedad de la lengua que usted tenga.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you