Pedro 1:22-23

22Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro; 23siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

Usted ha nacido de un poder incorruptible; el poder de la Palabra de Dios, por Su personalidad y Su naturaleza. Usted pertenece al Padre y no a usted mismo. Usted está encarnado ahora. Usted puede creer que ha pasado de muerte a vida y se ha convertido en un heredero del Padre, coheredero con Cristo, en la medida que crea a Su Palabra.

La carne natural ha sido cambiada a una nueva orden. El primer orden era el orden de la naturaleza adámica. La última orden es la de Cristo; la naturaleza celestial. Y usted ha sido transformado por un poder celestial existiendo en un cuerpo terrenal, un poder que nunca muere. Que nunca verá corrupción, y no será perdido.

Yo quiero que usted vea que usted es nacido de un poder que existe en usted, un poder que el Padre tomó e hizo el mundo donde usted habita.

Padre, en el nombre de Jesús, gracias, porque yo tengo el privilegio de ser nacido de Tu semilla incorruptible. Tu Palabra. Amén.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you