LA PROMESA ES DE VICTORIA

Con mucha frecuencia en los momentos de aflicción, persecución o caída algunos cristianos se sienten derrotados, abatidos, desesperanzados y hasta fracasados.

En esos momentos son los cuales deben de reconocer y refugiarse en la Palabra de Dios para que la victoria prometida se manifieste en la vida de esa persona.

Recuerde el ser derrotado es solo una condición temporera, lo que la hace permanente es rendirse.

Hay muchas palabras en la Biblia que te puede traer consuelo y paz en los momentos difíciles. A continuación quiero traerte una serie de ellos, entendiendo que esta no es la lista en su totalidad. Estamos conscientes de que hay mucho más a dónde podemos acudir para nuestro consuelo:

2 Corintios 1:3-5

:3  Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  Padre de misericordias y Dios de toda consolación,

:4  el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones,  para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación,  por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

:5  Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo,  así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

 

Proverbios 24:16

 Porque siete veces cae el justo,  y vuelve a levantarse;

 Mas los impíos caerán en el mal.

 

Salmo 37:24 

Cuando el hombre cayere,  no quedará postrado,

 Porque Jehová sostiene su mano.

 

Salmo 34:19

 Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo libra el SEÑOR.

 

Romanos 8:18

  Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

 

Juan 16:33

  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz.  En el mundo tendréis aflicción;  pero confiad,  yo he vencido al mundo.

 

Todo lo que estamos llamados a hacer es clamar a nuestro Padre de misericordias.

 

Jeremías 33:2-3

:2  Así dice el SEÑOR que hizo la tierra, el SEÑOR que la formó para establecerla; el SEÑOR es su nombre:

:3  “Clama a mí, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.”

 

Salmos 107:6

 Entonces en su angustia clamaron al SEÑOR, y El los libró de sus aflicciones;

 

Jeremías 29:11-14

:11  Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,  dice Jehová,  pensamientos de paz,  y no de mal,  para daros el fin que esperáis.

:12  Entonces me invocaréis,  y vendréis y oraréis a mí,  y yo os oiré;

:13  y me buscaréis y me hallaréis,  porque me buscaréis de todo vuestro corazón.

:14  Y seré hallado por vosotros,  dice Jehová,  y haré volver vuestra cautividad,  y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares

2 Crónicas 7:14

 Si se humillare mi pueblo,  sobre el cual mi nombre es invocado,  y oraren,  y buscaren mi rostro,  y se convirtieren de sus malos caminos;  entonces yo oiré desde los cielos,  y perdonaré sus pecados,  y sanaré su tierra.

2Co 4:13-18

:13  Pero teniendo el mismo espíritu de fe,  conforme a lo que está escrito:  Creí,  por lo cual hablé,  nosotros también creemos,  por lo cual también hablamos,

:14  sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús,  a nosotros también nos resucitará con Jesús,  y nos presentará juntamente con vosotros.

:15  Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros,  para que abundando la gracia por medio de muchos,  la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.

:16  Por tanto,  no desmayamos;  antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando,  el interior no obstante se renueva de día en día.

:17  Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;

:18  no mirando nosotros las cosas que se ven,  sino las que no se ven;  pues las cosas que se ven son temporales,  pero las que no se ven son eternas.

 

Romanos 8:33-39

:33  ¿Quién acusará a los escogidos de Dios?  Dios es el que justifica.

:34  ¿Quién es el que condenará?  Cristo es el que murió;  más aun,  el que también resucitó,  el que además está a la diestra de Dios,  el que también intercede por nosotros.

:35  ¿Quién nos separará del amor de Cristo?  ¿Tribulación,  o angustia,  o persecución,  o hambre,  o desnudez,  o peligro,  o espada?

:36  Como está escrito:

 Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;

 Somos contados como ovejas de matadero.

:37  Antes,  en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

:38  Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte,  ni la vida,  ni ángeles,  ni principados,  ni potestades,  ni lo presente,  ni lo por venir,

:39  ni lo alto,  ni lo profundo,  ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios,  que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

 

Amados hermanos les he presentado esta amplia gama de versículos en los cuales usted puede meditar en caso que sea necesario. No obstante si se mantiene confesándolos y creyendo probablemente no sean necesarios pues el mismo Padre le fortalecerá y prevendrá para que no se manifieste la derrota permanente.

 Hebreos  10:35-39

:35  No perdáis,  pues,  vuestra confianza,  que tiene grande galardón;

:36  porque os es necesaria la paciencia,  para que habiendo hecho la voluntad de Dios,  obtengáis la promesa.

:37  Porque aún un poquito,

 Y el que ha de venir vendrá,  y no tardará.

:38  Mas el justo vivirá por fe;

 Y si retrocediere,  no agradará a mi alma.

:39  Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición,  sino de los que tienen fe para preservación del alma.

No te rindas eres un más que vencedor por medio de Aquel que te amó.

Nuestra consigna es: ayudarte para que tu alcances tus metas, sueños y propósitos en esta vida.

Amado hermano tus opiniones, comentarios sugerencias e ideas son altamente apreciados. ¡¡¡Gracias!!!

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you