Hebreos 6:11-12

11Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, 12a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

Las personas perseverantes comienzan su éxito donde la mayoría abandonan. Como creyentes debemos de ser conocidos como personas que perseveran y resisten las pruebas. Una persona que tenga dedicación, perseverancia y resistencia logrará más que mil personas que sólo tengan interés.

La persistencia es un hábito y también lo es el dejar de hacer las cosas.

Nunca se preocupe sobre cuánto dinero, habilidad o equipo es necesario para comenzar algo; simplemente comience con un millón de dólares de determinación.

En el Lejano Oriente, la gente planta un árbol que se conoce como el bambú chino. Durante los primeros cuatro años riegan y fertilizan la planta a pesar de que los resultados parecen pequeños o ninguno. Entonces, en el quinto año, otra vez riegan y fertilizan la planta y en cinco semanas el árbol crece hasta alcanzar treinta metros de alto. La pregunta es obvia: ¿Creció el bambú chino a treinta metros en cinco semanas o en cinco años? La respuesta es cinco años. Si en algún momento la gente hubiese dejado de regar y fertilizar el árbol hubiera muerto.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you