La primera institución creada por nuestro Padre celestial es la familia.

Gen 2:20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo;  mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.

Gen 2:21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán,  y mientras éste dormía,  tomó una de sus costillas,  y cerró la carne en su lugar.

Gen 2:22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre,  hizo una mujer,  y la trajo al hombre.

Gen 2:23 Dijo entonces Adán:  Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne;  ésta será llamada Varona,  porque del varón fue tomada.

Gen 2:24 Por tanto,  dejará el hombre a su padre y a su madre,  y se unirá a su mujer,  y serán una sola carne.

Ésta institución es para darle gloria al Padre. Una de las formas principales de darle gloria al Padre es manteniendo la unidad, la koinonia.

El deseo del corazón del Padre es que nos amemos nos motivemos, nos soportemos, nos cuidemos los unos a los otros en el núcleo familiar.

Al hacer éstas cosas estaremos  más fuertes, más poderosos aquí en la tierra. Solamente por medio de la unidad es que podemos gobernar, regir, reinar, dominar y avanzar en la voluntad del Padre.

Algo de vital importancia que está conectada a esta idea de la unidad es que, como va la familia, así va el ministerio, así va la iglesia.

El ministro y su familia debe de ser una réplica del cuerpo de Cristo, con Jesús a la cabeza y todos los miembros de la familia como el cuerpo de Cristo.

Espiritualmente hablando, si el pastor no está bien en su vida familiar  se va a reflejar en su ministerio. Es decir su congregación será un reflejo de lo que él realmente es.

Cuando hay disensiones, envidias, celos, contiendas, egoísmos, luchas por el poder y otras obras de la carne en la familia cristiana; el Padre no puede manifestarse como Él lo desea en esa familia-iglesia. El Padre no se puede manifestar en una familia llena de basura. El flujo de Su Palabra esta obstruido y muchas vidas se pierden por el pecado, la enfermedad en las manos del diablo.

Nosotros los pastores y líderes en el cuerpo de Cristo, Su iglesia tenemos una responsabilidad muy grande. Esto no es un juego.

Somos la sal de la tierra, la luz de este mundo. Somos a quienes el mundo ve y asemeja a Jesús. Es el único Jesús que les sirve de patrón.

Somos el modelo por el cual las familias deben de operar individualmente. Nosotros como familias somos el modelo a seguir. Por consiguiente no debemos de imitar al mundo, sino que el mundo nos imite a nosotros.

Nuestro modelo para imitar es la Biblia; aquí es dónde está la sabiduria para ser un buen conyugue y buen padre.

La mayor parte de los cr

Version:1.0 StartHTML:0000000203 EndHTML:0000013324 StartFragment:0000003004 EndFragment:0000013288 SourceURL:file://localhost/Users/josealvarez/Desktop/LA%20FAMILIA%20EL%20PRIMER%20MINISTERIO.doc

LA FAMILIA EL PRIMER MINISTERIO

La primera institución creada por nuestro Padre celestial es la familia.

Gen 2:20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo;  mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.

Gen 2:21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán,  y mientras éste dormía,  tomó una de sus costillas,  y cerró la carne en su lugar.

Gen 2:22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre,  hizo una mujer,  y la trajo al hombre.

Gen 2:23 Dijo entonces Adán:  Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne;  ésta será llamada Varona,  porque del varón fue tomada.

Gen 2:24 Por tanto,  dejará el hombre a su padre y a su madre,  y se unirá a su mujer,  y serán una sola carne.

Ésta institución es para darle gloria al Padre. Una de las formas principales de darle gloria al Padre es manteniendo la unidad, la koinonia.

El deseo del corazón del Padre es que nos amemos nos motivemos, nos soportemos, nos cuidemos los unos a los otros en el núcleo familiar.

Al hacer éstas cosas estaremos  más fuertes, más poderosos aquí en la tierra. Solamente por medio de la unidad es que podemos gobernar, regir, reinar, dominar y avanzar en la voluntad del Padre.

Algo de vital importancia que está conectada a esta idea de la unidad es que, como va la familia, así va el ministerio, así va la iglesia.

El ministro y su familia debe de ser una réplica del cuerpo de Cristo, con Jesús a la cabeza y todos los miembros de la familia como el cuerpo de Cristo.

Espiritualmente hablando, si el pastor no está bien en su vida familiar  se va a reflejar en su ministerio. Es decir su congregación será un reflejo de lo que él realmente es.

Cuando hay disensiones, envidias, celos, contiendas, egoísmos, luchas por el poder y otras obras de la carne en la familia cristiana; el Padre no puede manifestarse como Él lo desea en esa familia-iglesia. El Padre no se puede manifestar en una familia llena de basura. El flujo de Su Palabra esta obstruido y muchas vidas se pierden por el pecado, la enfermedad en las manos del diablo.

Nosotros los pastores y líderes en el cuerpo de Cristo, Su iglesia tenemos una responsabilidad muy grande. Esto no es un juego.

Somos la sal de la tierra, la luz de este mundo. Somos a quienes el mundo ve y asemeja a Jesús. Es el único Jesús que les sirve de patrón.

Somos el modelo por el cual las familias deben de operar individualmente. Nosotros como familias somos el modelo a seguir. Por consiguiente no debemos de imitar al mundo, sino que el mundo nos imite a nosotros.

Nuestro modelo para imitar es la Biblia; aquí es dónde está la sabiduria para ser un buen conyugue y buen padre.

La mayor parte de los cristianos están saltando a la vida sin saber si se van a hundir o van a nadar. Desafortunadamente muchos se hunden. Pero usted como cristiano no se tiene que hundir. Tenemos la Palabra del Padre. Isaís 43:2

El Padre está contigo, nunca te dejará,ni abadonará.

Toma las riendas de tu hogar confia en Él y Él hará.

istianos están saltando a la vida sin saber si se van a hundir o van a nadar. Desafortunadamente muchos se hunden. Pero usted como cristiano no se tiene que hundir. Tenemos la Palabra del Padre. Isaís 43:2

El Padre está contigo, nunca te dejará,ni abadonará.

Toma las riendas de tu hogar confia en Él y Él hará.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you