Durante este fin de semana celebramos nuestro tercer Retiro de mujeres. En el mismo se manifestó la gloria del Padre una vez más. Una dulce y deliciosa y exquisita presencia del Padre de la gloria se depositó sobre todos los que allí estábamos presentes. Le plujo al Padre no sólo ministrarnos con Su inagotable, incondicional e inmenso amor sino que también manifestó salvación. Todas las personas que estaban presentes recibieron edificación, motivación y exhortación. Los testimonios de lo que el Padre hizo con ellas fue altamente inspiradores y emocionantes. Gracias le damos al Padre por Su gran amor, misericordia y compasión para con nosotros un pueblo sujeto, sometido que dependemos totalmente de ÉL, en el nombre de Jesús.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you