Miqueas 6:8

Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

Uno de los enemigos más peligrosos contra los cuales tiene que estar preparado el creyente es el orgullo, la exaltación propia. No hay pecado que obre en forma más solapada y aguda. Sabe penetrar en todo, aún en nuestro servicio al Padre, en nuestras oraciones, y aún en nuestra humildad. No hay nada en la vida terrena, nada tan santo en la vida espiritual, de lo que no se nutra la exaltación propia. Por tanto el cristiano tiene que estar en guardia contra ella, debe de escuchar lo que enseñan las Escrituras acerca de ella y de la humildad que la rechaza.

El hombre fue creado para tomar parte en la gloria del Padre. Esto lo logra al entregarse a la glorificación del Padre. Cuando más la busque, sólo la gloria de Dios se verá en él. Cuando más se olvide y se pierda a si mismo sin desear otra cosa que no sea Dios y Su gloria, mas feliz se sentirá.

2 Crónicas 26:5, 16

:5 Y persistió en buscar a Dios en los días de Zacarías, entendido en visiones de Dios; y en estos días en que buscó a Jehová, él le prosperó.

:16 Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina; porque se rebeló contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehová para quemar incienso en el altar del incienso.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you