Para llegar a la tierra prometida tiene que pasar por el desierto. Todos nos enfrentamos a obstáculos problemas y retos  en nuestros caminos. Una de las decisiones más importantes que tomamos es cómo respondemos a ellos y los vemos. Observe lo que dice la Biblia:

Santiago 1:2-4 :2 Hermanos míos,  tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,

:3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

:4 Mas tenga la paciencia su obra completa,  para que seáis perfectos y cabales,  sin que os falte cosa alguna.

Un hombre con veinte retos tiene el doble de viveza que uno con diez. Si no tiene retos, debe de arrodillarse y decir: “Señor, ¿ya no confias en mí?”¡Qué importa que tengas problemas!¡ Eso es bueno! ¿Por qué? Porque constantes victorias sobre sus problemas son los escalones hacía el éxito. Dé gracias por sus problemas porque si fueran menos difíciles, alguien con menos habilidades tendría su trabajo.

“Un hombre de éxito jamás verá el día que no contribuya con una fresca cuota de problemas y la marca del éxito es lidiar con ellos con eficacia.”(Lauris Norstad) Nunca será la persona que puede ser si la presión, la tensión y la disciplina se eliminan de su vida. No se permita desalentarse por demoras temporales. Si comienza a encontrarse con algunos obstáculos en su camino, no se  preocupe. Por lo menos no está en un bache. Las circunstancias no lo deben dominar.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you