1Pedro 2:2

1Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, 2desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, 3si es que habéis gustado la benignidad del Señor.

Una de las cosas principales que estamos llamados a entender es que somos hijos del Padre. Todo creyente aunque sea nuevo y débil, tiene que saber que es hijo del Padre.

1 Pedro 1:23

Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

1 Pedro 2:9-10,25

9Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

25Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

Al tener este conocimiento tendrá el ánimo para creer que ha de progresar, y tendrá la osadía de usar el alimento que provee la Palabra de Dios. La seguridad de la fe es indispensable  para la buena salud y el vigoroso crecimiento en el Señor.

Did you enjoy this article?
Share
the
Love
Get Free Updates
Completamente Gratis por tiempo limitado
We hate spam just as much as you